LIMPIEZA DE TU EQUIPO: LOS OBJETIVOS



No importa la cámara que tengas, si es cara o barata, si es compacta réflex, bridge o si lo tuyo es el analógico,  Quizás y sólo quizás, habrás experimentado alguna vez que tus fotos no dan calidad, que les falta definición y tras revisar la configuración del equipo, el enfoque, calidad y todos los infinitos menús que tienen nuestras cámaras has descubierto que el objeto de tus desvelos es una simple huella dactilar en tu objetivo.

Llegados a este punto es fácil concluir que la limpieza en tu equipo, la pulcritud en tus objetivos es un factor tan determinante en la obtención de tus fotos como los megapíxeles de tu cámara o la luminosidad de tu objetivo.

Aquí os vamos a dar una serie de consejos para el cuidado y limpieza de tus objetivos.  Hay muchos sistemas y métodos de limpieza, algunos son complementarios entre ellos pero el fin es el mismo, la limpieza del mismo.

Primero limpia el exterior del objetivo, el cuerpo.
Limpie la bayoneta.
Limpie el grupo óptico trasero.
Limpie de polvo el frontal de la lente.
Limpie la lente o filtro del objetivo.

Como puntualización no es conveniente limpiar muy a menudo de esta manera tan concienzuda las lentes ya que esto puede provocar la pérdida del tratamiento anti reflejos que pueden tener estas lentes.
Tampoco se recomienda impregnar de vaho las lentes antes de



limpiarlas porque el aliento puede contener ácidos que pueden perjudicar el tratamiento de estas lentes.

LOS PRODUCTOS


Sopladores: Los sopladores o peras, van a permitirnos acabar con el polvo que se puede acumular en los bordes del frontal del filtro o en el borde de las lentes. También ayudarán a limpiar las ferrinas y polvo de plástico que se produce en la bayoneta por los continuos cambios de objetivo. Si la bayoneta de tu objetivo es metálica se cuidadoso y no dejes que se acumules ese polvo metálico ya que con el tiempo acabará por introducirse al interior de la cámara réflex y provocar problemas mayores.

Cepillos: Muchos sopladores suelen venir con cepillos incorporados con lo que el soplado y barrido de polvo se puede hacer de una vez. Además productos como los LensPen ofrecen cepillo por un lado para eliminar polvo y superficie tratada para la limpieza de los elementos ópticos. Cuando se use el cepillo los movimientos se harán de dentro a afuera con el objetivo inclinado para procurar sacar todo el polvo de la lenta que vaya cayendo del propio objetivo. La limpieza de las lentes con el lápiz limpiador se hará mediante movimientos circulares.

Gamuzas: Para la limpieza de lentes al igual que si de unas gafas se trataran se puede optar por gamuzas de microfibra diseñadas para tal fin ya utilizar cualquier otro paño de limpieza puede provocar el rayado de las lentes. Esta limpieza se puede realizar en seco o con la ayuda de líquidos limpiadores.

Líquidos limpiadores: Estos líquidos no deben tener amoniaco ni alcoholes convencionales. Generalmente se trata de alcoholes isopropílicos diseñados para la limpieza de lentes que limpian y se volatilizan muy rápido.
Algunos kits de limpieza vienen con toallitas húmedas impregnadas con estos líquidos que deberán usarse como limpieza previa para luego secar la lente con un paño de microfibra seco para que no queden cercos tras el secado del líquido.


EL PROCESO

Limpieza del cuerpo.  Con las tapas puestas usa el paño de microfibra para limpiar el cuerpo del objetivo, utiliza el soplador y el cepillo para eliminar polvo acumulado en juntas y conmutadores de enfoque ya que son las zonas más propensas a acumular suciedad. Puedes humedecer ligeramente el paño para eliminar suciedad persistente.



Las juntas, conmutadores y relieves son los sitios donde más suciedad se acumula.











Para la suciedad más persistente humedece el paño con líquidos especialmente creados para la limpieza.


Limpieza de la bayoneta. El proceso es análogo, paño, cepillo, soplador y líquido si fuera necesario. Hay que tener especial cuidado con los contactos electrónicos ya que la sociedad puede provocar una mala comunicación con el cuerpo y provocar errores de comunicación entre ambos.





"Barre" con el pincel de dentro a afuera para eliminar polvo, arenilla y cualquier tipo de suciedad.


Limpieza de polvo del frontal. Mediante el uso de un soplador y/o un pincel, con el objetivo inclinado habrá que procurar “barrer” de dentro a afuera para eliminar todo el polvo que se pueda acumular en la lente o en los bordes del frontal y trasera del objetivo.
Insisto, no soples ni uses vaho ya que en el mejor de los casos acabarás por escupir la lente y la limpieza llevará más tiempo del deseado. Si usas filtros, desmóntalos y repite el proceso para estos, porque a pesar del sellado puede depositarse polvo entre ambos cristales.

Con sopladores y pinceles podrás eliminar toda la suciedad y polvo antes de pasarle una gamuza.

Limpieza de lentes delanteras y traseras. Comprueba en las lentes frontal y trasera si hay huellas o manchas que repercutirían en la calidad de la imagen. Para su limpieza, puede usar gamuza de microfibra en combinación de líquidos, paños húmedos o el limpiador de lentes de LensPen. En todos los casos el procedimientos es el mismo, frutar con suavidad describiendo círculos hasta que desaparezca todo rastro de huellas del frotado o manchas.
Cuando se limpie una lente, la otra debe permanecer con la tapa puesta para protegerla de más suciedad o de un golpe o rayado involuntario.
Tanto si usas gamuza como limpiadores del tipo LensPen, limpia con movimientos circulares. 





Recomendaciones.  Los sistemas de limpieza no son muy voluminosos así que lleva alguno siempre en la bolsa de tu cámara y siempre tendrás el equipo limpio y listo para cualquier situación. Ten cuidado con la arena y elimina cualquier rastro de ella con el pincel y el soplador o rayarás la lente al pasar la gamuza.

COMPRUEBA LA CARGA DE TUS BATERÍAS

video


Este truco sólo funciona para baterías alkalinas. Coge la pila y arrójala verticalmente con el polo negativo hacia abajo desde una altura de un centímetro. Si la batería tiene carga caerá a plomo y se mantendrá de pié. Si está descargada caerá y rebotará.
Ahora ya no tendrás excusa para saber si tienen o no carga tus pilas.


Gracias a los chicos de kipray.com por el truco. 
Música de Zeropage, Ambient Voyager.

CONSEJOS PARA FOTOGRAFIA GASTRONÓMICA




Últimamente se ha puesto de moda unir dos aficiones muy recomendables, la fotografía y la gastronomía. De este maridaje, por utilizar terminología gastronómica, surge la “Foodie Photography” o fotografía gastronómica.
Es muy común ir a un restaurante y ante un plato bien preparado o simplemente por  la sana intención de despertar las envidias de seguidores y amigos en las redes sociales, hacemos una foto, generalmente con nuestro Smartphone.
La siguiente fase es hacer la foto con nuestro teléfono pero adornándola con filtros de Instagram que así “farda” más. Poco a poco el teléfono se queda corto y entonces hacemos lo mismo con nuestra cámara, es entonces cuando nos hemos convertido en un fotógrafo “Foodie”.
Para sacar un mayor partido a tus fotos y para no acabar siendo el molesto comensal de la mesa de al lado, vamos a dar una serie de consejos útiles:

1. No uses el flash.

Esta es una consideración general, recomendable si como cliente es está rodeado de comensales y no se quiere llamar demasiado la atención.
Por regla general en los restaurantes no abunda la luz, es un método para ofrecer un ambiente íntimo, por este motivo parece razonable el uso del flash para iluminar el plato como se merece. Pero usando el flash de modo convencional conseguirás dos cosas, una imagen horrible llena de brillos no deseados y falta de volumen; y lo que es peor, molestarás a la gente que te rodea. Si la gente no es problema, se cuidadoso a la hora de usar flash, usa difusores, rebota la luz, usa varios flashes…. Haz lo que quieras pero que el resultado sea una luz suave y uniforme.


2. Dispara poco y bien.

Insistimos en el hecho de que estamos en un recinto con más gente, que a buen seguro quieren disfrutar de un ambiente relajado y de un plato que quizás les vaya a costar un riñón. Piensa que hasta al más tranquilo se le puede indigestar el chuletón si le acompaña de muchos claclaclaclaclaclaclaclacla de guarnición. Dispara poco, piensa en lo que vas a hacer y cuando estés seguro haz la foto.






3. Cuida la composición.

En la fotografía gastronómica hay tres elementos clave para obtener una buena foto: la presentación del plato, la iluminación y la composición fotográfica.
La regla de los tercios, sección áurea o la utilización de los platos con sus formas geométricas básicas, para encuadrar el alimento pueden realzar la imagen.





4. La profundidad de campo.

La fotografía culinaria comparte muchas características con la macrofotografía, la principal es la carencia de casi toda profundidad de campo. Ten cuidado, un desenfoque puede ayudar en la composición porque difumina elementos que pueden distraer de la atención de los elementos principales de la imagen; pero también pueden generar molestos desenfoques en algún elemento importante del plato. No es necesario usar un objetivo macro para esta clase de platos pero a veces puede ayudar.

5. Publica sólo buenas fotos.

Puede parecer una perogrullada pero las redes sociales están infestadas de platos perpetrados por gente que parece odiar la fotografía. Si la foto no sale bien, cosa que nos puede pasar a cualquiera, no pasa nada, comemos 3 veces al día y oportunidades para practicar nunca van a faltar.

Bon Apetit.




EN LA BOLSA DE: GABRIEL VILLAMIL




Gabriel Villamil, fotógrafo de El Norte de Castilla.

¿Qué lleva en su bolsa?

Canon EOS 5D Mark III.
Objetivo Canon EF 16-35 F/2.8 L II USM.
Objetivo Canon EF 70-200 F/2.8 L USM.
Flash Canon Speedlite 600EX-RT.

Cabezal filtro cálido para el flash.

Micrófono corbatero.
Smartphone.

Podéis conocer más del trabajo de Gabriel el la web de su periódico: http://www.elnortedecastilla.es/

CONSEJOS PARA FOTOGRAFIAR DEPORTE




QUÉ EQUIPO NECESITAS. Un equipo réflex o una cámara Sin Espejo junto con un buen teleobjetivo y dependiendo del deporte un buen flash, pueden ser equipos más que suficientes para fotografiar deporte. Conoce las limitaciones de tu equipo para saber hasta donde puedes llegar (alcance, rapidez de enfoque, velocidad de obturación, número de fotos por segundo, ruido a alta sensibilidad…). Siendo consciente de sus posibilidades, céntrarte en las fotos que si puede hacer tu equipo.

CONFIGURANDO TU EQUIPO. El deporte es velocidad, acción, consiste en detener el movimiento, capturar el instante. Si se dispara con velocidades inferiores a 1/250 de segundo, la jugada puede acabar trepidada. Dependiendo del deporte se podrán usar velocidades inferiores o incluso superiores si son de mucha acción. En deportes de interior, las condiciones lumínicas pueden no ser la más adecuadas, no tengas miedo de las sensibilidades altas, los equipos actuales permiten trabajar a valores ISO bastante altos con muy poco ruido. Si no queda más remedio que usar flash recordad cambiar el modo de sincronización a altas velocidades.

CONOCE EL DEPORTE QUE VAS A FOTOGRAFIAR. Para sacar las mejores fotografías es necesario conocer las reglas del deporte, eso facilitará saber donde colocarse para hacer las mejores fotos.

IDENTIFICA A LOS JUGADORES MÁS IMPORTANTES. Los mejores jugadores de un encuentro son los que más ocasiones de juego van a dar y por ende más fotografías podrán proporcionarte.

COLÓCATE EN EL LADO DONDE CON MÁS FRECUENCIA SE DESARROLLE EL JUEGO. El equipo o el jugador que mejor juegue, dará mayores oportunidades para capturar fotografías. Si lo que te interesa es sacar el otro equipo, ten paciencia.

CUANTO MÁS CERCA MEJOR. No tengas miedo de usar tu teleobjetivo, de sacar planos medios o incluso primeros porque cuanto más cerca más fuerza tendrá la jugada y menos elementos en el fondo que puedan distraer aparecerán.

CUIDA LOS FONDOS. Los fondos pueden dar al traste con una buena foto, si no se pueden evitar mediante el encuadre, intenta utilizar valores F de diafragma lo más pequeños posibles para tener la menor profundidad de campo que el objetivo permita.

LOS GESTOS SON TAN IMPORTANTES COMO LA JUGADA. La celebración de un gol, una ocasión fallada, el gesto de un jugador por la victoria o derrota proporcionan un material fotográfico de gran fuerza que ayudan a complementar el reportaje fotográfico.

PRESTA ATENCIÓN A LOS DETALLES. Un detalle como los pies de un corredor puede ser tan revelador o más que sacarles de cuerpo entero. Las manos de un gimnasta, el pié de un futbolista pueden aportar mucho al reportaje fotográfico.

EN EL JUEGO NO ESTÁ TODO EL INTERÉS. Los seguidores de un equipo con sus pancartas, caras pintadas y gestos proporcionan un contrapunto perfecto a las imágenes del deporte en sí.


LAS REGLAS ESTÁN PARA SER ROTAS. Ahora que has aprendido ciertas reglas técnicas sobre fotografía deportiva, es hora de romperlas, el utilizar velocidades de obturación bajas ayudado por un flash de relleno pueden enfatizar la idea de movimiento así como eliminar cualquier cosa del fondo que pudiera llega a distraer.

LA PERFECCIÓN SE ALCANZA CON LA PERSEVERANCIA. Si después de poner en práctica todos estos consejos no has hecho buenas fotos, no pasa nada. Al próximo fin de semana volverá a haber partidos en los que practicar y practicar.

COMO OBTENER IMÁGENES MÁS ENFOCADAS




A todos nos ha pasado de salir a hacer fotos, volver a casa más que satisfecho porque hemos hecho una gran foto pero al ampliarla en el ordenador descubrir que le falta algo de foco, no ha enfocado todo lo bien que nuestro equipo es capaz de conseguir. Vamos a daros unos trucos que pueden seros útiles para que vuestras imágenes estén totalmente enfocadas.

Punto de enfoque. Puede parecer una perogrullada pero enfocar a un punto erróneo puede dar al traste una fotografía. Las cámaras que hay en el mercado poseen sistemas de enfoque multipunto que pueden decidir enfocar a donde no queremos que lo haga. Es preferible seleccionar un único punto de enfoque, el central, que es el más sensible y preciso de cuantos tiene la cámara, y reencuadrar la toma.

Reenfoca antes de disparar. Aunque hay marcas fotográficas desmienten que esto funcione, lo cierto es que con la mayoría de marcas y ópticas funciona. Si pulsas una vez el disparador hasta mitad de recorrido para que enfoque, enfocará la imagen, si vuelves a pulsar, realizará un enfoque más preciso.


Controla la velocidad de obturación. Una velocidad de obturación muy baja puede trepidar la imagen, usa trípode o recuerda una pequeña regla de equivalencias: disparar a una velocidad de obturación igual o superior a la focal seleccionada en el objetivo. Por ejemplo si quieres que tu imagen no salga movida si vas a disparar con el objetivo en la distancia focal de 200mm, selecciona una velocidad de obturación no inferior a 1/200s.


El estabilizador de imagen. Los sistemas de estabilización permiten disparar a pulso a velocidades de obturación inferiores a las recomendadas pero este sistema que puede salvarte muchas fotos, puede arruinarte la toma. Si disparas con trípode, desconecta el estabilizador porque podría generarte un movimiento que arruine la toma.

El objetivo. Recuerda que en equipos réflex, sobre todo Full Frame, el enfoque en el centro de la imagen es mayor que en sus extremos. Además, la construcción del propio objetivo, la estructura de las lentes, si son todas de cristal o no, proporcionarán una mayor o menor definición en la imagen que se forma.

La apertura de un objetivo condiciona la definición. No es lo mismo enfocar a máxima apertura que con un diafragma bastante cerrado. Una mayor profundidad de campo da una imagen mucho mejor enfocada.